Un hombre feliz: Roberto Shimizu - Enteradisimo.com

Un hombre feliz: Roberto Shimizu

hace 8 meses en milenio.com
Un hombre feliz: Roberto Shimizu

Noticia.

Para un niño, jugar es existir, para cualquiera que pretenda envejecer con sabiduría y dignidad debería ser una obligación. La Doctores es inagotable, es el corazón de la ciudad, perdóname Eje Central, sabes que es cierto. Estoy en un parabús de Dr. Olvera, ignoro cuántas veces me senté al caer la noche aquí para esperar el trole que me llevaba hasta la base, recargada en el vidrio pensaba que algún día desaparecería mi paseo nocturno. Una niña lleva un perro de peluche en los brazos, igual que ella lleva un cubrebocas, le dice que irán juntos de vacaciones a la playa, la madre ríe burlona torciendo los ojos, me molesta que ría de esa forma, la alcanzó el fracaso, esa mujer dejó de jugar. El juego está presente desde hace más de 4000 años, desde el 3000 A.C en Egipto ya jugaban a las canicas, en el 1300-1800 A.C, en mesoamérica teníamos el juego de pelota: el mito de la lucha entre los dioses gemelos que representaban la noche y el día, Tezcatlipoca Dios de la noche y lo invisible contra su hermano Queztalcóatl, Dios que creó el mundo. Creación-destrucción: lucha eterna de la existencia representada en ese juego. En la mitlogía maya los hermanos Hun-Hunahpú y Vucub-Hunahpú jugaban pelota, el ruido que hacían en la superficie terreste provocó la ira de los dioses del Xibalbá, el inframundo maya, por invitación de los dioses para compartir con ellos tan singular juego, bajaron. Son descuartizados porque derrotan a los dioses del Xibalbá, sus cabezas las colocan en un árbol que estaba en el inframundo. El totolli era un juego parecido al boliche, lo jugaba Moctezuma. Juguete y juego tenían un sentido ritual en las culturas americanas. En el México virreinal el 6 de enero: Día de Reyes, repartían cascos, espadas de madera, escudos para los niños, muñecas de madera o trapo para las niñas, seguimos celebrando este día. El Día de Muertos en la época virreinal, la catedral metropolitana se adornaba con pan, flores, frutas, telas, calaveras de azúcar, incienso, un juguete en forma de dragón medieval era muy popular, lo llamaban tarasca,de origen francés, también se le veía en la fiesta de jueves de Corpus al lado de las mulas tejidas de palma que venían desde el puerto de Acapulco. Es a finales del siglo XVIII que las muñecas de porcelana europeas llegan a México, las casas alemanas de muñecas convivían bien con muñecas mexicanas hechas de palma o modeladas en barro. Soldados de plomo, caballos, armas, barcos, se hicieron muy populares. Las piñatas eran otro juguete vistoso, traído de China a Europa y desde ahí a nuestro continente: América. Es a finales del siglo XIX que los juguetes de cuerda cobraron gran importancia. La historia de los juguetes y el juego es interminable, podría convertirse en un libro con decenas de tomos, solo podría ser capaz de escribirlos un gran coleccionista de ellos, cronista de la colonia de Los Doctores: Roberto Shimizu, de oficio arquitecto. Su familia es de origen japonés, trajeron la soya y sushi a México, su padre llegó al país en 1929 y su madre en 1938, el calor de Mazatlán no le cayó bien a ella, llegaron al DF, fundaron una papelería, La Primavera, y una dulcería con venta de juguetes llamada: Dulcería Avenida, en el número 117 de Niño Perdido. No había hospitales de maternidad en la zona, una comadrona japonesa de la colonia Algarín, dueña de una tlapalería, lo trajo al mundo a él y sus hermanos, años más tarde su familia se mudó a Dr. Olvera. La Doctores tiene un tesoro único en el mundo: el Museo del Juguete Antiguo México, ubicado en Dr. Olvera #15, no existe ninguno igual o cercano a él, Roberto es el director del museo. Aquí el objetivo de aprendizaje lúdico se cumple, no piden credencial, no hay guardias que te repriman al acercarte a las vitrinas, se trata de jugar, razón por la cual el visitante debe ser totalmente respetuoso con los tesoros que habitan en los 4 pisos que exhiben los recuerdos de Roberto proyectados en juguetes, desde que tenía 8 o 9 años empezó su colección, no tengo espacio suficiente para trasmitir el detallado mapa que dibujó para mí de la colonia, me hizo una corrección valiosa, la gentrificación empezó desde antes de la aparición del Metro en la zona, señala como 1955 el año, le creo, Roberto estuvo ahí. Jugaba en las esquinas con otros niños mientras las personas vendían sus mercancías, una base de camiones guajoloteros llevaban a las mujeres a comprar lotes baldíos en lo que ahora conocemos como la Agrícola Pantitlán, así empezó a poblarse esa colonia. La Doctores fue una gran familia, una romería los domingos, existían muchos cines, llegar patinando al beis en Parque Delta, subirse a la rampa del Hospital Arturo Mundet para que los policías te corretearan, en la noche se jugaba al bote pateado, saltar la cuerda por las noches, en la tierra jugaban canicas, los trompos chillaban, el yo-yo, juguete de origen japonés, meciéndose en su cuerda. A la vida comunitaria se la tragó el siglo XX. No escucho tristeza en su voz, me ayuda a entender que todo lo que he perdido en realidad lo gané. Roberto dice que las vecindades deberían ser reconocidas como patrimonio de la humanidad, ?no me aferro al pasado, solo creo que existen cosas que deberían permanecer para enfrentar el presente?. Son más de 3 millones de piezas, compradas, recolectadas de la banquetas, mercados, bazares, ferias de juguetes. El Mujam abrió en el 2006, su padre le decía que todo lo que coleccionaba se perdería, Roberto se aferró a guardar sus juguetes con disciplina samurái, ¿sus favoritos? autos lujosos, un Porsche era su adoración, también amó su Valiant Acapulco, con su Ferrari visitaba el tianguis, considera que otros de los mejores juguetes fueron el patín del diablo y los patines. El Mujam tiene eventos gratuitos, música, street art , presentaciones de libros, exposiciones, talleres. Yo guardaba lo que me hacía feliz, la frase de un hombre sabio, vivo, lúcido, hermoso: Roberto Shimizu, el Dios vodka lo mantenga vivo siempre. * Escritora. Autora de la novela Señorita Vodka ... Ir a su fuente.


Patrocinadores de Enteradisimo.com »


Noticias que te pueden interesar »

IR ARRIBA